Nuestras vidas nos pertenecen”: Trabajadoras sexuales en defensa del trabajo y la salud

Juan Pablo García Vallejo

Diario Cultural, Ecatepec, Méx. Octubre 6.- En la pasada XVII Conferencia Internacional del SIDA, un grupo internacional de sexo-servidoras argentinas, aunque pudieron haber sido de cualquier otro país, hizo acto de presencia para hacer escuchar su voz y manifestar sus demandas y exigir un respeto a estas actividades, que aún en muchos países es considera ilegal, indecente y a veces una amenaza social lo que lleva a que no sean reconocidos sus derechos humanos ni laborales.

“El encarcelamiento de trabajadores sexuales, así como la violencia estatal contra ellas en forma de física o el atentado contra el pudor por los funcionarios de ejecutar la ley, son preocupaciones urgentes en todo el mundo y de los grupos que en este informe dan testimonio. Las incursiones crecientes de policía sobre las hermanas en muchos países en particular se preocupan cuando tales acciones reciben el apoyo financiero o político, principalmente del gobierno de los Estados Unidos. A menudo justificado como "el anti-tráfico" o medidas “de rescate y la rehabilitación", o simplemente los modos de proteger la comunidad "del comportamiento inmoral”, en tales incursiones contra el tráfico y el trabajador sexual no se distingue entre la gente que está en el comercio sexual contra su voluntad y los que hacen el trabajo voluntariamente.”

El Open Society Institute (OSI) distribuyó el libro Our Lives Matter. Sex Works unite health and Rights, de Anna-Louise Crago, que reúne las experiencias de trabajadoras del sexo comercial de diversos países como Bangladesh, India, Canadá, Rusia, Eslovaquia, Sudáfrica y los Estados Unidos, para luchar tanto por sus derechos laborales como por la protección de su salud, porque en todos estos países y muchos otros, sean ricos o pobres, estas mujeres siguen siendo extorsionadas y reprimidas.

Por lo general, los agentes de policía además de pedirles una cuota económica, no pagan los servicios de las mujeres porque consideran que son delincuentes y además no tienen ningún derecho humano.

“Todos esos grupos, con muchos otros, han encontrado una causa común en oponerse a los obstáculos de los derechos humanos de las trabajadoras sexuales. En muchos países se criminaliza en todo o en parte el trabajo sexual, impidiendo o negando el derecho de las trabajadoras sexuales a buscar protección legal si ellas sufren abuso o condiciones pobres de trabajo. Esta carencia legal de protección crea un clima de impunidad que incrementa la violencia y la discriminalzación contra las trabajadoras sexuales, y a su vez, incrementa la vulnerabilidad al VIH. La discriminalzación del trabajo sexual es entonces una prioridad crucial para muchos de los grupos de defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales que luchan por parar la violencia con ellas y reducir el riesgo de contraer el VIH.”

Aunque fue incluida en las cuatro haches iniciales con las que se identificó la propagación del SIDA: homosexuales, haitianos, hemofílicos, heroinómanos, las prostitutas (Hookers), es en este grupo minoritario y vulnerable donde se ha controlado más efectivamente la transmisión del virus, tanto porque ellas han aprendido a cuidar la salud de su cuerpo porque es medio de sobrevivencia para mantenerse así mismas, a sus familias e hijos y porque a veces tienen mucho trabajo, es decir, muchos encuentros en un solo día, y tienen que proteger o exigir a sus clientes el uso del condón sea cual sea su preferencia sexual.

No era nada raro que las integrantes del oficio más antiguo del mundo fuera acusado de ser uno de los vectores de propagación del SIDA, por más de 15 años ellas se hayan organizado en muchos países para luchar contra el VIH pidiendo el respeto de sus derechos laborales y de salud.

La organización Stella, de Canadá, comenzó su trabajo educativo y preventivo en 1995 en la zona roja de Montreal, pero ya antes una norteamericana había abierto su departamento para que ellas se conocieran y descansaran. Y se llama Stella en honor de la más bella prostituta de Montreal. Y continúa la defensa y la lucha contra el encarcelamiento de las mujeres que hacen la calle.

Por su parte, Davida, del Brasil, ha logrado que el Estado brasileño reconozca como actividad legal todas las variantes del comercio sexual: prostitutas, call-girls, call-guy, hooker, mujeres de la vida galante, mesalina, Hustlers, Whore, Sex Workers, Transexual, travesti, etc.

Algunas de estas ONG que dan su testimonio en este informe son Davida de Brasil, Durbar Mahila Samanwaya Comitte de la India, Durjoy Nari Shongho de Bangladesh, Humanitarian Action de Rusia, Odyseus de Eslovaquia, Sex Workers Project de los EU y Stella de Canadá.

En Sudáfrica uno de los países más devastados por el SIDA, incluso han compuesto una canción: No puedo ya caminar en el área donde vivo por temor a ser arrestada.

“La composición de Sisonke fue animada por la Sex Worker Education and Advocacy Taskforce (SWEAT), que apoya la auto-organización de las trabajadoras sexuales. (…) Más allá de la educación en el sexo seguro, creció la dirección de SWEAT’s con los años para incluir consejería en crisis, entrenamiento de habilidades, consejería legal, defensa por y para losas trabajadoras sexuales. El único grupo de derechos humanos de trabajadoras sexuales que garantiza que las políticas de los trabajadores sexuales promuevan el reconocimiento del trabajo sexual y de su trabajo. Desde el año 2000, SWEAT ha cabildeado activamente para la discriminalización del comercio sexual”.

Aquí en México también han existido varias organizaciones creadas, tanto para las mujeres que trabajan en la tradicional zona de la merced, las más baratas y también entre las que dan servicio a domicilio, pero todas tienen el compromiso de pedirles a sus clientes circunstanciales que practique el sexo seguro, además de asistir a sus revisiones sanitarias.

Anna-Louise Crago
Our Lives Matter. Sex Workers Unite for Health and crisis Rights. Sexual Health and Rights Project. Open Society Institute, Nueva York, 2008, 72 pp.


TAGS











Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.

No hay comentarios: