Diego Rivera y la Inquisición, un puente en el tiempo

Museo Mural Diego Rivera, Ciudad de México, 4/enero/2009 (Agencia de Noticias Independiente).- En 1947, el pintor Diego Rivera, invitado por el arquitecto Carlos Obregón Santacilia, es contratado para ejecutar un nuevo mural, en el Hotel del Prado, situado en la avenida Juárez, a unos pasos de la Alameda. El tema del fresco Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, trata de un imaginario paseo por la Alameda, que nos hace partícipes de los recuerdos de niñez y juventud del artista; es al mismo tiempo la síntesis de los diversos períodos históricos que conformaron muestra nación, representados por algunos de sus protagonistas más significativos.

En este mural que pesa 35 toneladas, mide 15 metros y que luego del sismo de 1985 se le trasladó al Museo Diego Rivera, los personajes soñados, reales o imaginarios del pintor, se presentan ante nuestros ojos en un gran escenario, de brillante cromatismo, enmarcados por los añejos y frondosos árboles de la Alameda y la arquitectura que corresponde a cada época representada: la Colonia, el siglo XIX y la modernidad. (Haz clic en el Mural para ampliar la imagen)

En esta obra, Diego Rivera plasmó a Doña Mariana de Carvajal en uno de los hechos más cruentos en la historia de la Inquisición, el cual dio tema a la muestra “Diego Rivera y la Inquisición, un puente en el tiempo”, que presenta un recorrido por los siglos XVI al XX y lo que se produjo en las artes en temas alusivos a la presencia judía en la Nueva España y la función inquisitorial del Santo Oficio.

La doctora en Historia, Sara Sefchovich, nos comenta que en esta exposición que por cierto termina su exhibición el 22 de marzo, “convergen dos situaciones: una, la inacabable obsesión que tenemos los mexicanos con todo lo que tenga que ver con Diego, sea su pintura, su vida, sus amigos, sus posiciones políticas o Frida, y otra, el esfuerzo por pensar al país en los mismos términos en que hoy se están pensando las naciones que admiramos y queremos imitar, es decir, como diverso y multicultural.

Así, agrega la investigadora de la UNAM, “esta exposición inaugura una nueva doble mirada que nos permite fijarnos en algo que estaba allí pero que nos había pasado desapercibido: desde reconocer que son muchas las raíces que componen lo mexicano, hasta entender una nueva faceta de Diego”.

Sobre la judeidad de Rivera, Sara Sefchovich señala “no nos engañemos: Diego no fue judío, pues serlo (como ser cualquier cosa) es una aceptación o decisión que repercute en una forma de vida. Pensar que alguien es judío (o cualquier cosa) por “su sangre” sería aceptar el modelo de los racistas de todos los tiempos, que dividen la sangre en partes y cuentan cuántas de las que ellos consideran “buena” y cuántas de la “mala” circulan en los cuerpos de las personas para así determinar su religión, su nacionalidad o eso que llaman su “raza” y a partir de eso aceptarlos o rechazarlos”.

“Pero en el pasado de Diego hay abuelos judíos y eso, como lo muestra Alicia Gojman de Backal, él no sólo lo asume sino que es algo con lo que se siente vinculado. Se trata de un vínculo que no pasa por la fe ni por la educación o la vida familiar, sino por la historia”, indica la historiadora.

Luego precisa “Que el artista inicie su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central con la figura de una condenada que se dirige al quemadero, le permite unir al pasado de México con el suyo propio, ya que ambos dan inicio con la conquista y colonización española -que incluye la inquisición- y con la llegada a América de judíos españoles y portugueses conversos porque los obligaron a ello, a los que persiguieron y castigaron si conservaban algo de su antiguo modo de ser”.

Y explica: Por eso la exposición puede reunir elementos aparentemente tan irreconciliables. Lo interesante es que fue Diego quien los juntó y desde hace más de medio siglo, pero nosotros apenas hoy lo vemos. No cabe duda que los horizontes de la significación e incluso los de lo posible se inscriben en el proceso social y que sólo percibimos lo que podemos percibir en cada momento histórico y mental. Ni tampoco cabe duda de que hay seres que se adelantan a su tiempo. Hoy, al contrario de ayer, lo que nos va en el alma es ver a México como ese territorio en el que según dijera Bernardo de Balbuena “se junta España con la China, Italia con Japón y finalmente un mundo entero en trato y disciplina.”

Bienvenida sea esta exposición que nos da oportunidad de descubrir más ramas en el tupido árbol riveriano y atrevernos a saber ciertas verdades que antes parecían inaceptables de uno de nuestros grandes creadores. Pero sobre todo, bienvenida sea por hacernos ver que si a Mariana de Carvajal la mandaron a la hoguera por ser diferente en una sociedad que quería la homogeneidad y le temía a la mezcla, hoy en cambio ya nos aseguran que lo mejor que existe es la diversidad y que viva la fusión, concluye Sara Sefchovich.

La curaduría de la muestra se concibió con el fin de poder reunir al menos, alrededor de 70 piezas que comprenden obras plásticas, documentos y valiosos objetos de gran belleza e importancia, relativos al Santo Oficio, para tender un puente en el tiempo y recorrer los siglos, XVI, XVII, XVIII, XIX y con ello dar cuenta de la presencia de la Inquisición través de los siglos hasta ligarla en el siglo XX con la obra realizada Diego Rivera.

La muestra incluye, libros, pruebas de sangre, edictos, joyas, estofados y obras plásticas entre las que destacan artistas como: Simón Pereyns, Juan Rodríguez Juárez, Juan Correa, Cristóbal de Villalpando y Diego Rivera.

La exposición cuenta con un catálogo que incluye textos de los siguientes investigadores:

Elsa Arroyo. La Virgen del Perdón: fragmentos de memoria.
Ana Leticia Carpizo. Sangre Judía en la Nueva España.
Alicia Gojman de Backal. Inquisición en la Nueva España y Diego Rivera y la Comunidad judía en México.
Julián Martínez. De Babilona a Separad.

Horario del Museo: martes a domingo 10:00 a 18:00 Horas
Lunes: cerrado
Admisión: $15 pesos
Entrada libre a estudiantes con credencial, maestros e INAPAM
Visitas guiadas gratuitas solicitarlas al 5512 07 54

TAGS













Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.