Portada | Educación | Blogs | Legislativo | Cultura | Jóvenes | Derechos Humanos | Edomex | Archivo Policiaco | Cabildo | Transparencia | Buzón del lector | Contraloría | Alcalde | Ayuntamiento | Diálogo Político | videonoticias | tv independiente | Televisión Ciudadana | Diario del Pueblo Tv | Tv Noticias

Ametrallan a sacerdote de la Santa Muerte

Los domingos oficiaba "misa" al pie de monumental estatua de la "Niña Blanca" en Tultitlán

Archivo Policiaco, Ecatepec, Méx. Agosto 1.- Jonathan Legaria Vargas, predicador del culto a la Santa Muerte que cobró celebridad por construir una monumental estatua de la "Niña Blanca" en el municipio de Tultitlán, la cual mide 22 metros de altura, fue acribillado la madrugada del pasado jueves a bordo de su camioneta sobre carriles centrales de la Vía José López Portillo con dirección a San Cristobal, en el municipio de Ecatepec, estado de México. Esta es la historia:

De acuerdo al informe de la policía estatal y de la Procuraduría de Justicia de la entidad (PGJEM), los hechos se registraron poco después de las 02:00 horas, cuando el prelado de ese culto viajaba en su camioneta Cadillac Escalade, color gris plateado, con placas LZB-3360 del estado de México, la cual portaba diversas calcomanías con la imagen de la Santa Muerte pegadas en las puertas.

El adorador de la Santa Muerte, también conocido como el “comandante pantera”, “el padrino” o “padre enndoque”, iba acompañado por dos mujeres, al parecer trabajadoras de un centro esotérico, con las que había estado en un restaurante bar de la zona. Una de ellas, que dijo llamarse María de la Luz Medrano Guzmán, quien resultó ilesa ya que viajaba en la parte trasera del vehículo, relató que a la altura del Eje 8 en Coacalco, dos camionetas tipo Suburban de color blanco, con logotipos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) intentaron cerrarle el paso a la camioneta del sacerdote de ese culto, quien vestía traje de color negro y varias alhajas, como anillos y collares de oro, pues gustaba arreglarse llamativamente.

Pero fue más adelante, a la altura de la colonia Guadalupe Victoria, donde se emparejaron los vehículos y varios individuos, quienes portaban metralletas AK-47 conocidas como "cuerno de chivo" y rifles de asalto R-15, así como pistolas de alto poder, comenzaron a dispararle con saña, incluso a quemarropa, tanto por el frente como el costado derecho. Los atacantes hicieron más de 150 disparos, pues la policía judicial localizó más de 150 casquillos percutidos en el lugar de los hechos.

El predicador, quien formaba parte del Grupo Santa Muerte Internacional, recibió el impacto de 50 balas y falleció instantáneamente sobre el asiento de su camioneta, mientras que Marisol Rivera, una de sus acompañantes, que viajaba a su lado recibió 10 tiros que la tienen al borde de la muerte en el hospital Magdalena de las Salinas del IMSS, en Lindavista.

En el interior del vehículo fue encontrada una supuesta placa con la insignia de la Policía Federal y un portafolio con una elevada cantidad de dólares.

El cuerpo fue trasladado al Centro de Justicia de Ecatepec dentro del vehículo en una grúa de plataforma, donde las investigaciones continuarán en el ministerio público.

Todos los domingos oficiaba misa a la Santa Muerte en Tultitlán

En vida, Jonathan Legaria Vargas gustaba llamar la atención, por lo que con pupilentes verdes, piel extremadamente cuidada, vestimenta negra o blanca y collares multicolores oficiaba "misa" todos los domingos ante cientos de seguidores de la Santa Muerte desde el monumento de 22 metros de altura que había construido a finales del año pasado a un lado de la Vía López Portillo en Tultitlán, donde levantó un templo perteneciente al Grupo Santa Muerte Internacional, inaugurado el 27 de enero del 2008.(Ver video siguiente)



Pero en medida de que dicha iglesia no contaba con licencia de uso de suelo para operar con fines religiosos, el gobierno de Tultitlán le colocó sellos de suspensión, no obstante el lugar siguió utilizándose para rendir culto a la "Niña Blanca" como también se le conoce a la Santa Muerte.

Las misas se oficiaban los domingos a mediodía y los asistentes llegaban con imágenes de la Santa Muerte, de todos tamaños y materiales. Había ceremonias de sanación y limpias de purificación con ramas de pirul.

Muchos fieles usaban vestimentas oscuras, imágenes pequeñas de la Santa Muerte al cuello y collares de colores. Algunos llevaban tatuajes. Las mujeres se acercaban a Jonathan, también conocido como el "Padre Endoque" para platicar sus problemas y pedir ayuda, quien las remitía con sus ayudantes y programaba citas para atenderlas personalmente en el templo de Tultitlán o en sus instalaciones del Distrito Federal.

David Romo, quien encabeza la Iglesia Santa Católica Apostólica Tradicional Mex-Usa, que se autoproclama como la iglesia oficial de la Santa Muerte, cuya sede se encuentra enclavada en el bravo barrio de Tepito, calificó de lamentable la muerte de Legaria Vargas, a quien en vida calificó de "charlatán" y de "aprovechar la confusión de los fieles" en beneficio propio.

En entrevista con la agencia de noticias EFE, David Romo quien se autodenomina el arzobispo de la iglesia de la Santa Muerte, dijo que “detrás de la construcción de la estatua, hay un intento de negocio fraudulento” e instó a las autoridades federales, estatales y locales a retirar la imagen.

Por su parte, Legaria Vargas afirmaba que su deseo de abrir un santuario de la Santa Muerte en Tultitlán era para que su culto no fuera vinculado al barrio de Tepito donde, a su juicio, campeaba el narcotráfico.(ver video siguiente)



El culto a la Santa Muerte, también conocida como 'la niña blanca', comenzó en la década de 1940 en los barrios populares de la Ciudad de México y después se extendió a todo el país. No está reconocido por El Vaticano ni por la Secretaría de Gobernación, pero según David Romo los seguidores de la Santa Muerte llegan ya a los tres millones. Parece ser que cada vez más crece el número de quienes “han perdido la fe en las instituciones y religiones” y se vuelven adoradores de la muerte.

Los fieles de la Santa Muerte aseguran que es "muy milagrosa" y los ayuda incluso en casos extremos, por eso muchos de sus adoradores son personas con "oficios" peligrosos, como narcotraficantes, secuestradores, ladrones y policías judiciales, aunque también hay comerciantes y de todos los sectores sociales.

Parece ser que la Santa Muerte y Malverde comparten devotos, porque la “Niña Blanca” es muy reverenciada por delincuentes y narcotraficantes, algunos muy crueles que delante de la imagen de la Santa Muerte se intimidan y no hacen mas que pedirle favores. Daniel Arizmendi, alias "El Mochaorejas", tenía un altar a la Santa Muerte que alumbraba con una veladora en la vivienda del fraccionamiento Ciudad Brisas de Naucalpan, el cual ocupaba cuando fue detenido en 1997.

La Santa Muerte no es temida por su rostro descarnado, sus manos heladas y su apariencia fría, sino porque se le considera una dama muy celosa y vengativa. Dicen que con ella no se juega porque así como es de milagrosa es de vengativa, pues si se le promete algo a cambio de su ayuda y no se le cumple, ésta se la cobra mortalmente, lo cual posiblemente le pasó al “comandante pantera”. (Con información de Agencia de Noticias EFE, Hugo Jiménez [OEM], Juan Manuel Barrera Aguirre y Miguel Angel Serrano [El Universal] y Anabel Rocha García [En línea directa])

Reportaje de la televisión española sobre el culto a la Santa Muerte y su iglesia enclavada en el corazón del barrio bravo de Tepito



NOTICIAS RELACIONADAS

Falla Niña Blanca al Comandante Pantera

Ejecutan a un hombre a bordo de una camioneta en Ecatepec

Ejecutan al máximo dirigente del culto a la Santa Muerte

Acribillan a balazos a un líder del culto de la Santa Muerte en México

Estatua de la "Santa Muerte" divide a seguidores

La Santa Muerte: ¿Protectora de narcos y ladrones?

TAGS













Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.

2 comentarios:

ORACION dijo...

en RIVADAVIA, MENDOZA, ARGENTINA. Se encuentra el UNICO SANTUARIO DE SAN LA MUERTE A CIELO ABIERTO DE SUD AMERICA CON UNA SUPERFICIE TOTAL DE 700 M. COMANDADO POR EL GRUPO ALFA_ALTAMAGIA, DIRIJIDO POR ALFREDO PAREDES, ESPECIALISTA EN OCULTISMO QUIEN LIDERA DICHO CULTO. CONTACTOS: 0549-0261-155037864

Anónimo dijo...

Ola quien me puede decir El numero del local quiero saber si esta
abierto todos Los dias y hasta q ahora y fonder esta obicada esta en ecatepec?????