Campaña Mundial: 2011 Año de la paz como una oportunidad para detener el SIDA


Por Juan Pablo García Vallejo

Diario de Ecatepec, Méx. Nov. 15.- Aunque ya paso la premiación de los premios Nobel, no está demás recordar la postulación de Patricia Pérez, secretaria de la Comunidad Internacional de Mujeres viviendo con VIH/SIDA (ICW) para obtenerlo, y la continuación de la Campaña mundial: 2011 Año de la paz como una oportunidad para detener el SIDA.

Hace 30 años por el advenimiento de la Era de Acuario, toda la juventud dejó la paz en manos de los planetas; la época hippie pedía paz, dejar que el sol brille y él lo hará, pero los conflictos bélicos continuaron. Dejando al siglo XX como el siglo de las guerras y de los genocidios más crueles de toda la historia de la humanidad.

Ahora ante la pandemia del SIDA, las mujeres VIH+ del mundo entero hacen un llamado de alerta: La Supervivencia de la Especie Humana depende de nuestra capacidad para garantizar la Paz en la Tierra.

Y al igual que en la Era de Acuario, las mujeres+ por su energía y su visión de cooperación, de cuidado de la naturaleza y de su propia familia, son las que pueden garantizar un cambio civilizatorio que nos lleve a la paz y no las mujeres alienadas que quieren compartir el poder destructivo junto con los hombres opresores, porque el final de cuentas, ellas también son tiránicas, egoístas y se olvidan de la solidaridad.

Las mujeres+ de la ICW explican por qué para ellas la paz en los hogares, las comunidades y los países, es una oportunidad para detener el SIDA, más allá de ser las primeras víctimas de los conflictos bélicos o de situaciones de extrema vulnerabilidad:

“Cuando tenemos paz en nuestros hogares y vivimos sin experimentar violencia por parte de aquellas personas que se supone deberían darnos apoyo, nosotras florecemos y nuestros seres queridos prosperan. No tenemos miedo de comunicar nuestro diagnóstico a nuestras familias y podemos buscar el tratamiento y cuidado que necesitamos. Nuestra salud sexual y reproductiva no se ve comprometida y podemos disfrutar de una vida sana y respetada, al tiempo que tomamos decisiones conjuntas sobre el embarazo y la crianza.

“Cuando tenemos paz en nuestras comunidades (y desde nuestro punto de vista esto no se refiere sólo a la ausencia de guerras sino que significa también vivir sin estigma y discriminación o temor al ostracismo de nuestras familias), podemos andar sin temor, ver a nuestros amigos y beneficiarnos de nuestro vecindario y los servicios locales. No tenemos que preocuparnos porque la gente nos señale con el dedo o evite a nuestros hijos, nuestros hogares y nuestros utensilios.

“Cuando tenemos paz en nuestros países, los recursos se canalizan hacia donde se necesitan de verdad. Por ejemplo, hacia los servicios de salud y de educación. No corremos el riesgo de caer en espirales de pobreza que nos dejan sin opciones e incapaces de cuidar de nosotras mismas y de nuestros seres queridos. No somos expulsadas de nuestros hogares y nuestras redes de apoyo, y no tenemos que enfrentarnos a la posibilidad de ser utilizadas como armas de guerra.”

Es una guerra de otro estilo, una guerra de los gobiernos por culpar a las mujeres por ser VIH, por tener hijos e hijas+ y conformarse con el enfoque del ABC, (abstinencia, fidelidad y condón) porque deja invisibles muchos factores que propician las desigualdades y son el caldo de cultivo de más infecciones en niños y jóvenes.

Y por ello, también quieren ampliar los horizontes de acción, involucrando a gentes que se comprometan en esta lucha, no los que ya están involucrados.

Una parte importante de esta campaña ha sido la postulación de la argentina Patricia Pérez, mujer+ desde 1986, por que se ha destacado en su lucha por la defensa de los derechos humanos de los grupos socialmente vulnerables en América Latina, como candidata al Premio Nobel 2007 y 2008.

Y por eso enviaron a Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU, una petición para que los líderes del mundo entero declaren el Año 2011 como el año de la Paz como una oportunidad para detener el SIDA.

“Las mujeres y hombres de todas las edades, credos, razas, ideologías y los más diversos pensamientos, ciudadanas y ciudadanos habitantes de países de los cinco continentes, que estamos preocupados por el avance de la pandemia del SIDA sobre la humanidad, llegamos a usted con esta carta promovida por la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA (ICW), para solicitarle que, al cumplirse el décimo aniversario de la Declaración de Naciones Unidas sobre SIDA (UNGASS) sancionada el 27 de junio de 2001, tenga a bien consagrar desde la ONU el "2011, año de la Paz como oportunidad para detener el SIDA".

Tenemos un profundo convencimiento acerca de que la supervivencia de la Especie Humana, depende de nuestra capacidad para garantizar la Paz en la Tierra. Por ello, nos hicimos eco del llamado de Don Nelson Mandela, quien durante la Conferencia de SIDA de Bangkok 2004, alertó al mundo con sus contundentes afirmaciones sobre la inmediata respuesta que los líderes mundiales le deben a la lucha contra el SIDA, para intentar evitar la desaparición de la Especie Humana a manos de la pandemia.

Decidimos desde ICW, sumar nuestros esfuerzos para colaborar con Mandela en su compromiso contra la violencia del exterminio de la especia que significa el SIDA.

Es por todo ello, Sr. Secretario General, que se hace imprescindible para mejorar la respuesta social mundial a la pandemia que busquemos, juntos todos los pueblos del mundo, otros caminos aún no intentados que relacionen el compromiso por una Paz duradera que contrarreste la devastadora acción de la pandemia.”

Finalmente, esta organización de mujeres también proponen a la ONU que declare el día 27 de junio como Día Mundial de la Paz. Y la consigna: Más Paz menos SIDA.

Si deseas adherirte a esta campaña haz clic aquí

TAGS








Comenta esta nota; haz clic donde dice comentarios; a la derecha de agencia de noticias independiente y para enviarla a un amigo, haz clic en la flecha del sobre blanco de la derecha.